Llega a 6 mil el número de haitianos que entraron en Brasil de forma irregular este año

Agencia Brasil
Adital
Por Thais Leitão

El gobierno del Acre está preocupado por el aumento en el flujo migratorio de haitianos que entran a Brasil de forma irregular por la frontera del Acre, con Bolivia y Perú, especialmente por el municipio de Brasileia (AC). Generalmente traídos negociantes llamados coyotes, ellos ya suman 6 mil en el presente año, según la Secretaría de Justicia y Derechos Humanos del Acre.

Este número es mucho mayor que los 2.300 registrados en 2012, corresponde a 75% de total de los inmigrantes haitianos que pidieron refugio al llegar, sin visa, al municipio – cerca de 8 mil – desde 2010. Aquel año, Haití fue gravemente afectado por un terremoto de grandes proporciones, que devastó parte de su territorio.

Según el representante de la Secretaría en Brasileia, Damião Borges, solamente el día de hoy (30), 46 haitianos recién llegados fueron registrados en el campamento dispuesto por la Secretaría para acogerlos. "De continuar este ritmo, llegaremos a 10 mil inmigrantes haitianos, sin duda, al final del año”. Borges, que coordina el abrigo del municipio, explicó que la preocupación de las autoridades se debe a la proximidad del fin de año, cuando disminuye la contratación de inmigrantes, por parte de las empresas.

"Al llegar esta época, las empresas que acostumbran venir a buscarlos para que trabajen en otros estados, contratan menos, muchas dan vacaciones colectivas. El problema es el abrigo, que fue construido para recibir a 450 personas, ya tiene 900, siendo 800 haitianos. Los 100 restantes se dividen entre inmigrantes de Senegal y la República Dominicana. Muchas de las personas recién llegadas están embarazadas o son ancianas, además de los analfabetos que, en general, no despiertan interés para contratación”, afirma.

Borges explicó que las empresas que más suelen contratar a los migrantes son las que están vinculadas a la construcción civil, metalurgia, sacrificio de aves y cerdos.

El mes pasado, para compensar la sobrecarga a la atención de salud, aumentada por el gran flujo de migratorio de haitianos en Brasilea, el Ministerio de Salud destinó R$ 56 mil al municipio, por medio del Piso de Atención Básica. El crecimiento de la migración también llevó al gobierno de Acre a decretar estado de emergencia social en Brasileia en abril de este año. En la misma época, el gobierno federal publicó en el Diario Oficial de la Unión la Resolución Normativa 102/2013, del Consejo Nacional de Inmigración, revocando el límite de concesión de 1.200 visas anuales a los inmigrantes de Haití.

Traducción: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

FaLang translation system by Faboba